fbpx

CÓMO TRATAR LA HALITOSIS o MAL ALIENTO

Hoy en día, la halitosis (mal aliento) es considerada una enfermedad, ya que el 90% de casos diagnosticados tiene su origen en problemas de la cavidad bucal.  Normalmente, son las bacterias de la boca y su implicación en la digestión de los restos de alimentos las que producen un aliento desagradable al convertirse en compuestos sulfurados. Pero, ¿qué medidas podemos tomar ante esta situación?

Es primordial que la cantidad de saliva generada en nuestra boca sea suficiente. En caso de que no lo sea, debemos poner remedio a ello, dado que es esta saliva la que nos ayuda a evitar el mal aliento al arrastrar las partículas hasta el estómago. En caso de sufrir una falta de salivación es conveniente estimularla, por ejemplo, con chicles o caramelos (sin azúcar).

Del mismo modo, hay que tener en cuenta lo fundamental que resulta la correcta higiene oral para tratar esta patología. En pacientes con este problema, la necesidad de ser muy cuidadosos con su rutina higiénica es esencial; es necesario que se cepillen los dientes tras cada comida y que utilicen seda dental y colutorio una vez al día. Pero no solo eso, hay una parte primordial de la boca que debe ser limpiada y a la cual no se le suele prestar atención: la lengua. En el caso de la halitosis es indispensable limpiar este órgano muscular para tratarla, ya que esta es fuente directa de almacenamiento de bacterias que participan en la digestión de alimentos.

Una buena higiene bucodental es imprescindible para evitar cualquier enfermedad oral, pero, en concreto, con respecto al mal aliento es absolutamente clave, dado que, si este hecho se produce debido a la falta de higiene, es muy probable que la persona sufra otros procesos infecciosos como la caries o la enfermedad periodontal.

En este caso, la mejor opción es acudir a Clínica Dental Carrilet 100 en Hospitalet de Llobregat para que podamos ayudarte. Eliminar la halitosis incluye en numerosas ocasiones tratar este tipo de infecciones por parte de un profesional. De hecho, sufrir de mal aliento ya debería de ser por sí mismo un motivo suficiente para acudir a nuestra consulta. Esta enfermedad oral puede ser un signo de un problema dental que no se ha diagnosticado.

 

Más posts