fbpx

Caries: qué es y cómo evitarla

‘Caries’ es uno de los términos más temidos y odiados cuando un paciente acude al dentista. Este es uno de los problemas más frecuentes en la dentición de personas de todas las edades, y sin embargo no es fácil definir exactamente de qué se trata y qué efectos tiene en una pieza dental.

¿Sabes qué es la caries y cómo puedes evitarla? Te lo contamos.

Qué es la caries

En términos esenciales, la caries es un orificio que aparece en un diente cuando el esmalte se ha debilitado por diversas causas. Con el paso del tiempo, ese orificio aumenta en tamaño y profundidad hasta llegar a la raíz del diente, lo que provoca un intenso dolor en el paciente si no se pone remedio de inmediato.

La erosión en los dientes se produce a causa de la acumulación de sarro por el efecto de las bacterias y los gérmenes de la propia boca y de los alimentos consumidos. Si el sarro no se elimina correctamente en sus primeras fases, afectará a la capa protectora del diente, el esmalte, y será entonces cuando aparezca la caries propiamente dicha.

El tratamiento de la caries pasa por acudir al dentista para realizarse una exploración completa a través del reconocimiento visual y la toma de una o varias radiografías. Por norma general, la caries se puede reparar mediante un empaste, eliminando la parte afectada de la pieza dental y rellenando el hueco producido con un material adecuado que sellará el espacio para evitar infecciones.

Cómo evitar la aparición de caries

Antes de que sea necesario realizar un tratamiento contra la caries, lo más recomendable es evitar su aparición siguiendo algunos consejos muy básicos.

En primer lugar, es imprescindible mantener una escrupulosa higiene dental, cepillando los dientes con productos con flúor y utilizando también un colutorio bucal e hilo dental.

También es importante reducir el consumo de alimentos perjudiciales para los dientes, como alimentos azucarados o sustancias como el tabaco y el alcohol. Además, no pueden faltar las revisiones en el dentista cada seis meses para descartar algún principio de caries y comprobar que la boca se encuentra en perfecto estado.

Más posts